EMAIL FORO NOTICIAS ( 30/9/2010)
 
 

HISTORIA


Página:    01 | 02 | 03


La vida para Heather dará un giro de 180º cuando, lo que parecía un fin de semana cualquiera en un Centro Comercial de su ciudad, se convierta en una pesadilla, con ella de protagonista. ¿Conseguirá escapar de ella o la absorberá hasta llevarla al más puro terror?



Una muerte, una Venganza, un Comienzo

Bajó las escaleras de vuelta a su casa y allí estaba Douglas, observando el cuerpo de Harry y disculpándose ya que todo eso había sido en parte culpa suya, pero Heather estaba demasiado furiosa y le dijo que se fuera. Douglas asintió, aunque la chica enseguida se dio cuenta de que estaba siendo injusta, así que le pidió disculpas. El hombre ayudó a petición de Heather a llevar el cuerpo de su padre a su dormitorio para allí hacer lo más parecido a un “entierro”. Le acostaron en la cama y le cubrieron con una sabana blanca. La sangre que manchaba aún su cuerpo, empapó la sabana. Por ultimo Heather colocó sobre el pecho de su padre un clavel blanco, que simbolizan la paz y el descanso eterno. Douglas permanecía mudo ante la situación, hasta que la chica dio a conocer a sus propósitos: iría a Silent Hill encontraría a Claudia, la persona responsable de la muerte de su padre, y con sus propias manos le daría muerte, a pesar de que sabía que en la ciudad no le esperaba nada bueno. Douglas intentó convencerla de que la venganza no soluciona nada, pero la ira y el dolor de la chica eran mas poderosas que su uso de razón en ese instante. Resignado, Douglas le ofreció llevarla en coche hasta el pueblo y ayudarla, y aunque en un principio la chica se mantenía en sus trece de ser distante con el detective, finalmente accedió. Douglas se dirigió al aparcamiento, mientras Heather terminaba de preparar su viaje, tomando algo de munición de su habitación y despidiéndose de su padre prometiéndole que vengaría su muerte y que volvería sana y salva....

Ya fuera, el detective le mencionó que acababa de conocer a un tipo llamado Vincent que decía ser amigo de Heather, aunque ella no estaba segura de si esto era verdad, y que le dijo que en Silent Hill debían encontrar a un tipo llamado Leonard. Aunque no estaba segura de si podía confiar en él, Mason decidió que sería su primer objetivo en cuanto llegara al pueblo. A continuación, Douglas sacó de su gabardina una libreta, que parecía estar algo vieja ya que las tapas estaban desgastadas, y estaban manchadas de sangre, y se la entregó a la muchacha. Heather se dio cuenta enseguida de que eran las memorias de su padre y que en esas palabras descubriría su autentico pasado.... un pasado que seguramente jamás hubiera querido descubrir...

Mientras el coche avanzaba entre la oscuridad de la noche y la densa lluvia, camino a la ciudad de Silent Hill, la mente de Heather retrocedía, años atrás. Douglas se dio cuenta de que la chica no se encontraba demasiado bien y se preocupó por su estado. La chica tenía dolor de cabeza, como si un martillo de 100 kilos golpeara su cabeza una y otra vez, debido a que con cada palabra que se hallaba escrita en la libreta de su difunto padre, recordara una parte de su mente. Ella comenzó a explicar todo su pasado al detective, un pasado que se remonta incluso antes a su nacimiento, o quizás mejor dicho renacimiento. Veinticuatro años atrás, una mujer llamada Dalia quiso renacer a un Dios, un Dios que traerá el paraíso a la Tierra según sus creencias, y para ello ofreció en sacrificio a su propia hija, Alessa. Su hija no era una niña normal, poseía poderes a veces oscuros, podía hacer que pasaran cosas con tan solo desearlas e incluso podía matar a personas con tan solo un pensamiento, llegando a catalogarla en su infancia como bruja. La niña fue quemada por su madre y, entre ella y una secta pagana, lograron que fecundara a ese Dios, mientras la niña sufría durante 7 largos años en la cama de un hospital, consumiéndose por sus quemaduras y milagrosamente sobreviviendo solo para prolongar su enorme sufrimiento. Pero ese Dios que después de 7 años la chica dio a luz fue vencido por un hombre, Harry Mason. Justo después de ser vencido la chica volvió a aparecer, para entregar un bebe a Harry, una parte de si misma. Y ese bebe era Heather... 17 años después la historia se repetía, y Claudia quería completar la misión que nunca llegó a completarse, y Heather era la elegida para el sacrificio...

Douglas no sabía si creer las palabras de la muchacha, pero por algún motivo que desconocía, quería ayudar a la muchacha ya que extrañamente le recordaba a su hijo fallecido, aunque no sabia muy bien por qué. Notó que la chica levemente lloraba, la muerte de su padre había sido un duro golpe para ella, quizás el la hacia realmente feliz cosa que el nunca pudo hacer con su hijo...



El Lugar a donde Nunca Debiste Volver: Silent Hill

Silent Hill era un pueblo turístico apacible norteamericano donde antiguamente vivir allí significaba una pacifica y feliz vida. Pero ahora se había convertido en un lugar sin vida, una ciudad fantasma que quizás fuese la frontera con el mismísimo infierno. Los sucesos que hace 24 años ocurrieron allí condenaron a la ciudad y a sus habitantes por toda la eternidad... y también a todos aquellos que han osado adentrarse en él...

La ciudad, como era previsible, estaba desolada. No había ni un atisbo de vida, ni siquiera se apreciaban sonidos en la atmósfera. Tan solo la incesante compañía de una niebla tan densa que no parecía real. Douglas y Heather llegaron a la parte sur de la ciudad y se dirigieron a un pequeño hotel en Nathan Avenue, quizás la avenida más grande del lugar. Esta avenida comunicaba al museo y al parque de atracciones, y por una desviación hacia la izquierda se podía llegar al Hospital Brookhaven. Tuvieron suerte de que una de las habitaciones estuviera abierta y pudieran instalarse allí, sin tener que pagar por su estancia (probablemente sería esta la única ventaja de que la ciudad estuviera vacía). De todos modos no estarían mucho tiempo allí, ya que Heather quería apresurarse y encontrar a Claudia lo antes posible. Douglas sugirió que se separaran para buscar al tal Leonard, a lo que la muchacha asintió mostrando conformidad. Douglas preguntó a Heather si estaba segura de que podría apañárselas sola, a lo que la chica con tono burlesco respondió que ya no era una niña y si realmente no era el quien tenía miedo. El detective reconoció que así y en cierto modo dio a entender que ya no estaba para esos trotes. Finalmente. Douglas partió fijando como punto de encuentro esa misma habitación tras haber encontrado a Leonard.

Después de tomarse un respiro y reflexionar un rato, Mason salió del hotel y se dirigió a investigar el hospital. Por su camino encontró a varias bestias que la atacaron, así que decidió no perder el tiempo ni munición en esos monstruos y se abrió paso a través de la densa niebla. Algo le llamó la atención camino al hospital, un pub nocturno llamado Heaven´s Nights pero no tenía tiempo que perder, además el hospital ya estaba muy cerca. Finalmente llegó al hospital. Era mucho más pequeño de lo que se había imaginado, pero poco importaba eso. Debía encontrar a Leonard cuanto antes.



Hospital Brookhaven: Fantasmas del pasado

Heather ya imaginaba más o menos lo que le esperaba dentro del edificio pero lo que vio dentro superó sus expectativas, sobre todo por que aparte de que en el hospital no había ni un alma y la oscuridad reinaba por doquier, un nuevo tipo de criatura habitaba el lugar. Se trataba de algo con forma humana, de mujer con uniforme de enfermera, pero totalmente deformada y putrefacta. Como eran más peligrosas que todas las criaturas que había encontrado hasta ahora decidió esquivarlas siempre que pudo, ya que por suerte no eran muy rápidas. Normalmente su temperamento la había hecho una chica bastante atrevida y que sabía hacer frente a las situaciones difíciles (cualquier persona no hubiera soportado moral y físicamente por todo lo que ella había pasado) pero no pudo evitar que el pánico se apoderara de su cuerpo cuando al pulular por el edificio encontrara diversas notas firmadas por un tal Stanley Coleman, acompañadas por una muñeca, cada una a modo de obsequio. Mason no había oído ese nombre en su vida, pero las notas mostraban que esa persona la conocía muy bien y que la amaba...¿cómo podía ser posible? Su pánico se acrecentó cuando mediante a unos documentos que encontró descubrió que el tal Coleman era un paciente del hospital con trastornos mentales. Aunque añadió más intranquilidad a la muchacha, decidió seguir su rumbo a través del hospital. En la tercera planta en una de las habitaciones, un teléfono sonó. Para su asombro era Leonard, el tipo al que andaba buscando, pero notó algo raro en ese hombre. En principio la confundió con su hija, y su tono de voz no parecía el de una persona, digamos, cuerda. Heather sintió incomodidad al decirle que su objetivo era matar a su hija por el asesinato de su padre, a lo que Leonard asintió no demasiado satisfecho, pero le dijo que tenían que hablar. Según el, se encontraba atrapado al final del pasillo de la planta 2, así que la chica se dirigió a toda prisa hacia allí. Sorprendentemente al final de dicho pasillo había una puerta que antes no estaba. Cuando dejó la puerta tras sus pasos, se encontró en un pasillo con encrucijadas, el aspecto del pasillo le recordaba mucho al universo alternativo en el que ya había estado, y un mal presentimiento recorrió el magullado cuerpo de Mason. Puertas herméticas se cerraban tras sus pasos, dejándola sin posibilidades de retorno. Cuando llegó al final del pasillo, a la izquierda de la puerta encontró una pequeña pantalla. En ella se veían imágenes que, aunque no sabia como, le resultaban increíblemente familiares, incluso identificó a la mujer del video, Lisa la enfermera que cuidó de ella mientras tuvo aquel terrible incidente que quemó todo su cuerpo y que la hizo sufrir horrorosamente durante tantos años... pero ¿¿¿como podía acordarse de todo eso??? ¡¡¡Era imposible!!! Nunca había vivido eso... pero recordaba muy bien el dolor y el sufrimiento y como ese demonio había estado creciendo en su interior...

Confundida, siguió su camino, para sorprenderse una vez más; el hospital ya no era como lo recordaba... De nuevo el ambiente inundado de muerte y sufrimiento se hizo presente del lugar pero esta vez más que nunca. Las paredes parecían cobrar vida. Todo era óxido y sangre a su alrededor y sonidos infernales, gritos sirenas y chirridos golpeaban su cerebro, la oscuridad era inmensa ni siquiera con la linterna podía ver mas que unos cuantos metros delante suya. No podía perder el tiempo asustándose y compadeciéndose de si misma así que corrió como pudo a encontrar al tal Leonard. En su recorrido pudo hallar una de esas bolsas de plástico que se usan para suministrar suero en los hospitales, y en otra habitación encontró un cuerpo colgado, y debajo de este un cubo lleno de la sangre que el cadáver goteaba. Sin saber por que recogió algo de sangre del cubo y la puso en la bolsa. De nuevo, en la tercera planta llegó a una habitación donde parecía que habían preparado todo para un sacrificio. Siguiendo las instrucciones de un libro que había en el “altar” dejó derramar la sangre sobre el, y de la sangre que derramó como por encanto, brotó a sus espaldas una escalera que llevaba a una planta inferior, que no dudó en usar.

Ya abajo, sintió la presencia de algo o alguien. Leonard merodeaba la zona, que era una especie de alcantarilla. Heather y el hablaron, al principio de forma casi amistosa pero luego la conversación se tornó violenta, ya que Leonard estaba convencido de que Heather quería robar su legado y quitarle su titulo de apóstol pagano, un apóstol fiel a la religión oculta de Silent Hill. La chica obviamente no sabia de lo que hablaba pero a pesar de todo no parecía temer a la palabras de Leonard, que hizo acto de presencia mostrándose como una horrible criatura dispuesto a acabar con la vida de todos aquellos que no siguen a Dios. Afortunadamente, la chica no tuvo que esforzarse demasiado para acabar con la vida de Leonard, ya que sus movimientos eran extremadamente lentos y seguía unas pautas muy fáciles de predecir. Con un par de de golpes de katana, la criatura pasó a mejor vida y una vez más el universo infernal desapareció...

Heather despertó en una de las habitaciones, justo con un amuleto que seguramente pertenecía a Leonard: el sello de Metatron, del que había oído hablar. Su encuentro con tal personaje no había servido de nada así que se dirigió al hotel para reunirse con Douglas.



Página:    01 | 02 | 03



SILENT HILL

 
PRESENTACIÓN
 
HISTORIA
PERSONAJES
CRIATURAS
ARMAS
 
IMÁGENES
 
TRUCOS
TRAJES
CURIOSIDADES
GUIAS
 
 

© LOS OTROS es parte de Resident Evil Survival Horror.
Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio
o soporte de los contenidos de esta publicación sin la autorización expresa del editor.
Todo el material aparecido en LOS OTROS es marca registrada de sus propietarios.